Las mujeres con fibromialgia y disfunción sexual femenina necesitan apoyo social y formal, según un estudio

e.

Women with Fibromyalgia and Female Sexual Dysfunction Need Social and Formal Support, Study Says

Las mujeres con fibromialgia que experimentan disfunción sexual femenina (FSD) sienten que necesitan apoyo no solo de sus parejas, sino también de asociaciones de pacientes y profesionales de la salud, según muestra un estudio.

La disfunción sexual es común en mujeres con fibromialgia (FM) ya que la enfermedad puede causar síntomas neurovegetativos (disminución del sueño, el apetito y el deseo sexual), relaciones sexuales dolorosas, disminución de la lubricación o problemas en los músculos pélvicos. Los pacientes también tienen disminución del deseo sexual y la libido, lo que podría llevar a una aversión a las relaciones sexuales.

Existe una clara falta de estudios sobre la disfunción sexual femenina específicamente en mujeres con fibromialgia. Los múltiples factores relacionados con la disfunción sexual femenina en pacientes con FM destacan la necesidad de explorar más este tema, particularmente en el área de las experiencias subjetivas de las mujeres, dijeron los investigadores.

Investigaciones previas muestran que el estigma, la autogestión, el afrontamiento y el apoyo social desempeñan un papel en la determinación de la calidad de vida de las mujeres con disfunción sexual y sus parejas. Los investigadores en España querían explorar y comprender las experiencias y expectativas de las mujeres con fibromialgia con respecto a los sistemas de apoyo social para la disfunción sexual femenina.

Trece mujeres participaron en el estudio de dos partes. En la primera parte, cinco participantes participaron en un grupo focal; los otros ocho fueron incluidos en la segunda parte, en la cual se realizaron entrevistas en profundidad.

Surgieron dos temas generales, el primero relacionado con “la búsqueda de comprensión en el apoyo socio-familiar” y el segundo relacionado con “la falta de apoyo formal con respecto a la sexualidad del paciente con fibromialgia”.

El primer tema se dividió en tres subcategorías.

El compañero: el primer vínculo de apoyo para FSD en FM – Las mujeres con fibromialgia en este estudio coincidieron en la necesidad del apoyo de su pareja, a quien consideraban parte importante de su vida diaria. Debido a que la enfermedad puede afectar las relaciones íntimas, las mujeres sintieron la necesidad de compartir con sus parejas y llegar a un entendimiento.

Desglose de las relaciones: vivir con la amenaza: las mujeres con fibromialgia experimentan cambios en su cuerpo, que pueden atribuirse a la menopausia o terapias de tratamiento. Las mujeres mismas parecían autoimponerse una imagen corporal negativa basada en el peso y sentirse hinchada. Los pacientes se sentían como si estuvieran viviendo con una amenaza hacia el posible colapso de sus relaciones.

Asociaciones de pacientes como fuente de apoyo social para FM: los participantes consideraron que era importante para las asociaciones de pacientes proporcionar apoyo social. Aunque las mujeres hablan sobre la fibromialgia con miembros de la familia, esto no se extiende a la sexualidad. Por lo tanto, las asociaciones de pacientes juegan un papel vital en proporcionar apoyo social a estas mujeres, donde se sienten comprendidas y pueden compartir experiencias.

El segundo tema se dividió en dos subcategorías.

FM, una enfermedad estigmatizada: las mujeres a menudo sienten que se encuentran con una falta de comprensión y una actitud distante y desinteresada de los profesionales de la salud. Se sienten estigmatizados por el sistema y los trabajadores de la salud, lo que les da miedo de hablar sobre la fibromialgia, y más aún sobre los problemas sexuales relacionados.

Sexualidad trivializada, no en la agenda profesional: los pacientes sienten que sus problemas sexuales están trivializados y ausentes de las consultas con profesionales de la salud. Esta es una preocupación para los pacientes que tienen preguntas que solo pueden responder los profesionales..

Los autores sugieren que “una evaluación de FSD debe ser incorporada en la atención de rutina para mujeres con dolor, fatiga crónica, tratamiento quirúrgico o FM y considerada junto con aspectos relacionados con el apoyo físico, psicológico y social..

“Una evaluación integral e individualizada de FSD en FM podría ayudar a controlar los síntomas y mejorar el proceso de afrontamiento”, concluyeron..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!